202103.30
0

CONSEJOS PARA LA DECLARACIÓN DE LA RENTA 2020

El próximo 7 de abril empieza la campaña de la renta y los contribuyentes deben presentar la documentación necesaria para realizarla.

La próxima semana Hacienda empezará a enviar borradores a los contribuyentes con los datos que tiene sobre el ejercicio 2020. El borrador de Hacienda, que se puede confirmar de forma ágil y rápida, es la principal herramienta que muchos ciudadanos utilizan para cumplir con la obligación de presentar la declaración de renta. La pandemia y la crisis económica han afectado también este ámbito de nuestras vidas, por esa razón, en este post repasamos los errores en el borrador de hacienda que aparecen de forma más habitual

Son muchas las personas que, acostumbradas a que los datos sean correctos, pueden incurrir en errores al confirmarlo sin hacer cambios (algunos muy habituales) que no deben dejar de repasarse para no pagar impuestos de más, o cometer errores en el IRPF que pueden derivar en sanciones. Algunos ejemplos son:

  • Errores en la situación personal, omitiendo los cambios que han habido. 
  • Omisiones de deducciones a las que se tienen derecho. 
  • Fallos en la deducción del pago de hipoteca. 
  • Omisión de segundas residencias. 
  • No realizar la compensación de ganancias y pérdidas patrimoniales en distintas inversiones.

¿Debo presentar la renta si he estado en un ERTE?

Sí, al tener dos preceptores (tu empleador y el SEPE) se debe, de forma automática, realizar la declaración (para más información, ver nuestra publicación sobre AFECTADO POR UN ERTE? ASPECTOS A TENER EN CUENTA PARA LA DECLARACIÓN DE LA RENTA). Hay rumores de que Hacienda hará cambios sobre este aspecto pero, a fecha de publicación de este artículo, no se ha publicado nada. 

Hacienda además, omite deducciones autonómicas como la de Catalunya para afectados por ERTE, por lo que realizar la declaración corrigiendo estos errores del borrador puede modificar el resultado a tu favor.

Cambios en la situación personal

Si el contribuyente se ha casado, divorciado, ha tenido o adoptado un hijo o ahora tiene a su cargo a un pariente, lo más probable es que Hacienda no refleje estos cambios que afectan al impuesto. 

Si una persona se ha casado y tiene opción de hacer la renta conjunta o individual, es crítico evaluar ambas opciones para ver cual da un mejor resultado, ya que puede cambiar cada año. Es habitual encontrar gente que declara “Nosotros siempre la hacemos separada, que sale más a cuenta” sin valorar que, quizás ahora uno no ingresa un sueldo, y resulta que una renta conjunta sea más beneficiosa. 

Cambio de domicilio

Si el contribuyente se ha mudado durante este año, la renta es un momento para comunicar el cambio de domicilio fiscal, si aún no lo ha hecho. Recuerde que es obligación suya comunicar estos cambios. 

Gastos deducibles

Si tiene derecho a la deducción por compra de vivienda habitual, puede desgravar parte de lo que se paga de hipoteca, que generalmente figura en el borrador, pero también otros. El borrador suele omitir otros gastos deducibles como el seguro de vida o el seguro de hogar, vinculados al préstamo, que son desgravables en el IRPF.

Omisión de las deducciones autonómicas y estatales

Este es, con diferencia, la omisión más grave del borrador, ya que aplicar las deducciones correctamente le permitirá pagar menos. Entre las deducciones que se pueden perder, si aprueba el borrador sin revisarlo, figuran:

  • Deducción por compra de vivienda.
  • Deducción por alquiler de vivienda (Hacienda le alerta de que existe, pero no la aplica por defecto).
  • Deducción por donativos.
  • Deducción por nacimiento o adopción (autonómica).
  • Deducción por inversión en empresas de nueva creación.
  • Deducción por gastos escolares.
  • Deducción por inversión en planes de pensiones (siempre serás tú quien tenga que incluirla).
  • Deducción por el seguro de salud (autónomos)
  • Deducciones especiales debidas a la pandemia.

Datos de la vivienda habitual y segundas residencias

Es imprescindible revisar los inmuebles incluidos en su declaración, especialmente cuando hay más de uno. Indicar cuál es el domicilio, ya que el uso y valor de cada uno de forma correcta, puede evitar sustos en inspecciones. Las segundas residencias tributan en el IRPF como una imputación de renta inmobiliaria que se debe verificar que está bien calculada.

Ganancias y pérdidas patrimoniales por tus inversiones

Las inversiones de cualquier tipo pueden afectar a su renta. Si, por ejemplo, el contribuyente tiene dinero en acciones pero no las ha vendido, no debe pagar por la ganancia acumulada. Es cuando recupera el dinero cuando debe incluirse como una pérdida o ganancia, según sea el caso. Esto mismo se aplica también a fondos de inversión, ETFs, y los seguros de ahorro, entre otros productos.

Esto es especialmente relevante en caso de pérdidas, ya que pueden irse arrastrando de ejercicios pasados o pérdidas que han tenido lugar tenido en este ejercicio, y que se pueden compensar en el futuro. Hacienda no incluye nada de esto en el borrador. 

En resumen, los datos fiscales y el borrador que Hacienda facilita es sin duda, una buena herramienta para los ciudadanos, pero confirmarlo con prisas y sin revisar nada, es siempre una mala idea. No dude en contactar con nosotros para más información. 

*Fuente: Blegal y Bgestió.